ENTRE PESADILLAS Y SUEÑOS, YO…

Por Ángela López.

“Me encontraba en un precipicio sosteniéndole la mano a alguien para que no cayera, nunca lograba verle la cara a quien pendía de mí, pero por alguna razón, sentía que también era la persona que afanosamente se aferraba a la mano de su salvación”, ese fue por años uno de mis sueños recurrentes. Esto tiene bastante sentido, pues para ser sincera, en innumerables ocasiones es precisamente como me he sentido, desesperanzada y sola; intentando ayudarme a mí misma para no fundirme completamente en el abatimiento.  En algunas ocasiones, he sido capaz de reducir la intensidad de los pensamientos devastadores a través del dibujo, la escritura o el deporte. Otras veces, hasta un sencillo helado de fresa me saca del bajo estado de ánimo, sin embargo, hay momentos extremadamente difíciles en los que la angustia se adentra profundamente en mi interior hasta el punto de sentir un dolor absoluto…físicamente todo funciona…pero, ahí está ese “no sé qué” doblegándome ante el sufrimiento.

Probablemente, hayas pensado en lo injusta que puede ser la vida, no obstante, dicha injusticia podría empezar con la forma en que procesamos nuestros pensamientos. Por ejemplo, en nuestra mente podríamos estar estelarizando los roles de juez, fiscal y jurado.  Duramente, presentamos acusaciones terribles sobre nuestros errores y experiencias ante la corte.  Luego, acomodamos las supuestas irrefutables pruebas, y llegamos a la conclusión de que nuestra vida no tiene valor alguno. Irónicamente, esto lo hacemos violando nuestro derecho a una defensa digna, lo cual quiere decir que la evidencia de nuestro abogado defensor no es escuchada.  A continuación, el veredicto es unánime: culpable. Injustamente, no estamos siguiendo el debido proceso emocional con nosotros mismos, además, olvidamos que el objetivo es corregirnos, no atraparnos en el auto castigo.  Recuerda, al desarrollar el hábito de la autocompasión, le abras la puerta a la depresión y le cierras la puerta a la gratitud. ¡Ten mucho cuidado a cuál de los dos quieres sentado en tu mesa!

Despójate de aquello que ensombrece tu paz interior, de aquello que ahoga tu voz en la tristeza. Aunque te parezca obvio: “hoy, no será lo mismo que mañana, por ende, mañana, no será lo mismo que fue ayer”. Entonces, no te encapsules en estos pensamientos: “no hay salida”, “es imposible”, “todo está perdido”. En realidad, es momento de soltar la espada que te tiene contra la pared. Así es, ¡desármate y empieza a pensar en qué es mejor; derribar o escalar el muro que tienes detrás de ti!  Por eso, en vez de desplegar tu ejército mental hacia la destrucción de tu salud emocional, ¿qué te parece si mejor diriges a tus espartanos cerebrales hacia la construcción de una sana autoimagen?

Aquí entre nosotros, siempre he creído que Imposible” es tan solo una palabra esperando a ser redefinida por las vibrantes posibilidades de nuestra imaginación. Por esa razón, te animo a convertirte en el desmitificador de tus lágrimas y en el creador de tu sonrisa.  “Cuando el sentimiento de profunda desesperanza llega a tocar mi alma, he levantado mis brazos y he imaginado que con mis manos le voy quitando ese tono gris a las nubes que tanto me atormentan desde el lejano firmamento”.  De manera que, busca alternativas para aligerar la carga sobre tus hombros, sé bondadoso con tu atribulado espíritu en esos días donde el mundo y sus asfixiantes retos parecen avasalladores.  Si no ves una sola estrella fugaz en esa tenebrosa noche llamada “angustia”, es porque el Universo te invita a callar tus juicios internos para que amorosamente valores tu propia luz.  ¡Renuncia a la autodestrucción, aférrate a la autoconstrucción!

Piénsalo bien, si crees que fuiste capaz de hacer realidad tu pesadilla más amarga, ¿qué te hace creer que no eres capaz de hacer realidad tu sueño más dulce?

https://www.angelalopez.co/

5 comentarios sobre “ENTRE PESADILLAS Y SUEÑOS, YO…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s